El mundo es un pañuelo

image

¡El mundo es muy pequeño!

Hoy, dos meses después de dejar Calcuta (Sí, no dejo de darme cuenta de estas fechas…), estaba con unas amigas en una cena para financiar un proyecto de ayuda a los cristianos perseguidos (os animo a echarle un vistazo: http://www.guardianesdelafe.com), mientras íbamos entrando, nos sentábamos,  de repente entre risas nerviosas (esas risas propias de cuando ves a alguien querido que hace tiempo habías perdido la pista), oigo mi nombre y me giro… y allí estaban, dos voluntarias a las que conocí este verano en Calcuta, y cuyo nombre no recuerdo bien… pero a las que sin dudar me he abrazado emocionada… porque pese a lo que cuesta reconocernos vestidas de “cotidiano” y a que uno, a priori, aquí no tiene nada en común con esas personas… ¡BOOM! Calcuta.
Calcuta sucede así,  de repente, creando unos lazos que uno no entiende pero el corazón reconoce…
Y una de ellas, emocionada, me dice ¡que vaya casualidad! Justamente esa mañana un niño de 6 años, le había hablado de mí.
Y así, sin darnos cuenta, van pasando los días y las semanas, y llevo aquí dos meses, pero esa experiencia, ese viaje que una vez empiezas… nunca termina, va recordándote lo que has vivido. Yo se que nunca, haya una cuarta vez o no, voy a olvidar Calcuta, y que algo (a lo que yo llamo providencia), me acompaña cada día dejándome caricias como ésta… para que dos meses después no me olvide de que Calcuta me puede abrazar en cualquier sitio…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s