“Tengo sed”


Esta imagen está tomada en Nirmal Hriday, más conocida como Kalighat, la casa de los moribundos de Madre Teresa en Calcuta. 

Este reclamo de Jesús, que no pierde vigencia más de 2000 años después, cobra un sentido especial en ese lugar. 

Un piso más abajo hay más de 100 camas que alojan el rostro de Cristo que vive entre nosotros y nos recuerda que Él sigue teniendo sed. 

Tiene sed en Calcuta, tiene sed aquí, tiene sed en Siria, tiene sed en Barcelona y tiene sed en todas partes donde una persona sufre y no le encuentra. 

Yo tengo sed hoy de poder estar con Él en lo escondido, en el silencio, al pie de la Cruz como las Marías, acompañando, sin entender, sin poder hacer o decir nada más que lo que el corazón grita y la boca no expresa. En el silencio del viernes santo se esconde la historia más bonita jamás contada… y hoy, más que nunca, tengo sed de esto…