Donde Dios te siembre, florece

Cuánto tiempo sin escribir…

Han sido unos meses muy ajetreados, en lo que ha sucedido y también a nivel interno, cuántas cosas cambian en la vida.

Empieza la primavera, y a mí… la primavera siempre me ha gustado. Es una estación alegre, es una estación de flores (a mí me gustan especialmente las amarillas), de colores, de lluvia, de días largos y noches que empiezan a llegar más tarde, es época de frutos, de nacimiento y de mucha vida. También es estación de alergias, pero hoy estoy positiva y no lo voy a tener en cuenta.

También me gusta la primavera porque se respira en el ambiente que se acercan las vacaciones, me gusta porque cuando trabajas con niños y adolescentes… se vive un despertar muy divertido durante la primavera…

Me gusta porque todos estamos más vistosos, sacamos los colores del fondo del armario y empezamos a hacer vida en las terrazas, en la calle… y el día a día se convierte en un hervidero de vida.

Me gusta porque arranco los preparativos y se despierta el gusanillo de la emoción por el viaje, la primavera me huele a pasaporte, a trámites para el visado, a reserva de hotel y a conversaciones que anticipan las ganas que tenemos de encontrarnos todos en la India…

WhatsApp Image 2017-03-20 at 11.43.18

 

 

Anuncios