Huele a casa. Gracias

El meeting point de cada mañana "¡Kalighat, Kalighat, Kalighaaaaaaaat!"
El meeting point de cada mañana “¡Kalighat, Kalighat, Kalighaaaaaaaat!”

Será que vuelve a ser jueves, será que al ponerme hoy el foulard… era uno sin estrenar y todavía huele a India (llevo toda la mañana hundiendo la nariz en el pañuelo, como si eso pudiera devolverme allí…), será que indefectiblemente pienso en Calcuta cada día…

Pero hoy, cuando iba en el coche camino del trabajo, iba pensando… las personas somos de rutinas, nos dan la estabilidad que necesitamos para pasar los días con calma.
Pensaba que, en realidad, no hay nada muy distinto entre levantarse para ir al voluntariado y levantarse para ir a trabajar; entre pasar la tarde en el Spanish o en el Galaxy hablando con los amigos, o hacerlo en el Fornet de María Cristina, o en la tetería de la calle diputación.

Sin embargo el corazón no reacciona de la misma manera. ¿Será que hay cosas que una vez vistas cambian la morfología del ojo, y uno ya no puede mirar de otro modo?
Un sacerdote italiano que se llamaba Luiggi Giussani, hablando de los encuentros que la Biblia nos dice que tuvo Jesús con distintas personas, dice de María Magdalena que después de cruzar su mirada con la de Jesús, “ella ya no se mirará igual, no se verá a sí misma, ni a los hombres, ni a la gente, su casa, Jerusalén, el mundo, la lluvia, el sol… ya no podrá mirar todas esas cosas más que dentro de la mirada de aquellos ojos.”
Y yo creo que esto es un poco lo que pasa con Calcuta. Hay encuentros y experiencias, que se graban en la retina  y no permiten mirar más que a través de lo que nos ha sucedido.

Y estoy agradecida.
Agradecida porque no puedo mirar por la calle sin buscar y desear esa experiencia, no puedo entablar una conversación sin buscar y desear la autenticidad en cada encuentro que se da en Calcuta, agradecida porque la vida me sabe a poco si no me rompo un poquito cada día para darme a los demás, agradecida porque mi corazón sigue echando de menos aquello que me hace ser más yo misma, y eso me confirma que estoy bien hecha.

En definitiva estoy agradecida porque al vestirme esta mañana, me ha llegado “olor a hogar” y pienso seguir hundiendo la nariz en la bufanda hasta que deje de oler a Calcuta para oler a mi.

Anuncios

Un comentario en “Huele a casa. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s