Yo sí tengo miedo

Dos semanas después, pese a que queda muy lejano, uno pasea por Barcelona y parece que todo ha vuelto a una siniestra normalidad. 

Desde que volví de Calcuta (el martes por la tarde), no había paseado por Barcelona. Hoy venían unos amigos de Madrid y nos encontrábamos en el centro… así que me he visto de repente en el semáforo delante de la rambla, siendo consciente de que estaba en el sitio donde hace dos semanas se desató el pánico en Barcelona. 

No hay más que unas pocas flores y velas a la entrada de las ramblas, que recuerdan lo que pasó. 

Eso… a priori. 

La realidad es que en toda la zona del centro no hay cobertura en los móviles, hay inhibidores. 

La realidad es que apenas hay turistas que pasean por allí un 31 de agosto. 

La realidad es que cuando pasas por allí (y me he sorprendido haciéndolo yo también) caminas deprisa, con cierta tensión y en el aire hay una sensación rara y difícil de explicar. 

La realidad es que solo hay que mirar alrededor para darse cuenta de que la mitad de la poca gente que hay por allí, son policía… no tan secreta. 

La realidad es que por mucho que sigamos con nuestra vida, a mí me da miedo pensar que podría haber estado allí, que cualquiera de mis amigos o familiares podrían haber estado. 

La realidad es que me da miedo que vuelva a pasar, porque puede volver a suceder. 

La realidad es que seguimos viviendo porque nos convencemos de que estamos seguros, pero no podemos estar seguros. 

La realidad es que hay quien está aprovechando el sufrimiento que hay detrás de todo esto para sacar tajada, para ganas prestigio (o votos), para hacerse un nombre, para lucrarse… y eso me da más miedo que el hecho de pensar que podemos volver a pasar por otro ataque. 

La realidad es que si las personas que tenemos al lado, si las personas que tienen el poder (a quienes, os recuerdo, nosotros les hemos dado ese poder) nos ocultan información, manipulan datos y aprovechan las muertes de inocentes para sus intereses… estamos no sólo desprotegidos, sino que estamos expuestos. Expuestos a que nos sigan engañando, a seguir inseguros frente a quienes quieran hacernos daño, expuestos a que utilicen nuestro dolor para seguir llenando sus bolsillos… y eso es, con diferencia, lo que me da más miedo.

Me da miedo la falta de humanidad, me da miedo que se propicien ciertas situaciones para herirnos unos a otros, me da miedo que se nos olvide lo que ha pasado, me da miedo que sigamos sin ofrecer alternativas, me da miedo el silencio de los buenos, me da miedo que seamos tan tontos que en unas semanas votemos empeorar está sensación de impotencia y división… 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s