Por si os interesa saber quién soy y cómo he llegado hasta aquí.

Yo, en mi primer viaje a India, cuando hice una excursión a Sunderban, la reserva del tigre de Bengala
Yo, en mi primer viaje a India, cuando hice una excursión a Sunderban, la reserva del tigre de Bengala

Me llamo Sheila, tengo 27 años, soy psicóloga en un colegio. Tuve una infancia de lo más normal, siempre he sido una niña feliz y risueña. Nací en una familia agnóstica donde siempre se ha vivido de una manera ordenada y se nos ha educado en el respeto y el amor. Después de una etapa de búsqueda personal, en 2010 me bauticé y desde entonces vivo mi fe lo mejor que puedo. He conocido a mucha gente desde entonces, y por la propuesta de una de esas amigas, mi vida cambió radicalmente hace 3 veranos.

En verano de 2013, fui con 3 amigas a Calcuta. De entrada era un simple viaje para hacer voluntariado, una experiencia enriquecedora compartida con amigas… pero fue mucho más.

Calcuta es una ciudad que no puede describirse más que con un “ve y verás”, es caos, es color, es olor, es ruido… pero es más. Calcuta es amor, es amistad, es dolor, es sufrimiento, es alegría, es necesidad, es donación… Calcuta es el Cielo.

Cuando un día, en febrero de 2013 una amiga me dijo “quiero ir a Calcuta a ayudar a las monjas de la Madre Teresa”, mi respuesta automática fue “me voy contigo”. Como buena pseudohippie de clase media, siempre había soñado con ir a la India, y la ocasión, como suele decirse, la pintaban calva. Ni me lo pensé, el día 14 de febrero compramos los vuelos para salir el 2 de agosto.
Ni que decir tiene, fue una experiencia bonita, enriquecedora, pero suficiente… volví a casa, 28 días después, sin entender a qué se referían los que había conocido allí y que no era su primer viaje con “Calcuta es una experiencia de digestión lenta”, y sin entender por que motivo había gente allí que estaba por décima vez en aquella ciudad… pero ai… no habían pasado 3 meses de mi regreso cuando me descubrí a mi misma ansiando revivir aquello, llorando por echar de menos las calles ruidosas de la ciudad del caos y sus gentes… y sin entender muy bien lo que me llevaba a ello, lo decidí, el verano de 2014 volvería a pasarlo en Calcuta, quizá me había quedado algo por experimentar y mi corazón deseaba ir a vivirlo.

El 30 de julio de 2014, con otras tres amigas, piso por segunda vez la ciudad que día a día se va convirtiendo en el lugar al que mi alma identifica como casa.
La segunda experiencia fue espectacular… con la confianza que te da el conocer de antemano lo que vas a encontrar, sin el factor sorpresa que te deja fuera de juego la primera vez que pisas India, disfruté como una enana, fueron 22 días de pura felicidad, no se puede explicar lo que sobrepasa la capacidad del corazón y de la razón…
Esta vez volví a casa llorando, no quería dejar Calcuta, no tan pronto. Pero sabía, y buscaba consuelo en esa idea…, que volvería el siguiente verano.

Intenté volver en Navidad, pero la realidad es más testaruda que yo, y no pude permitirme semejante desembolso… pero en verano… entonces sí.

En marzo de 2015 compré los vuelos, ¡35 días esta vez! Que equivocada estaba al pensar que 35 días si que serían suficientes para volver a casa tranquila… O al menos de un modo duradero.
Al volver, el 29 de agosto, si que tenía la sensación de haber cerrado una etapa, de haberme despedido de Calcuta. Pero no… a medida que han ido pasando los días, y las semanas… veo que el problema no es que Calcuta haya ganado un sitio en mi corazón, es que mi corazón se ha quedado allí, y todos sabemos que sin corazón no se puede vivir, así que mucho me temo que habrá una cuarta…

Pero después de toda esta explicación… ¿este blog, para qué? Pues para compartir lo que vivo y lo que he vivido, para que mis amigos puedan descansar de oír hablar de Calcuta, que es mi tema desde hace 3 años… para que si tú te sientes igual, veas que no eres el único; para que si tú estás preparando tu viaje a Calcuta sepas lo que te espera… y para que la experiencia maravillosa que ha cambiado mi vida, no sea solo mía…

Sheila

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s